Fue a ver a su Ginecólogo porque sentía algo raro en su parte intima, lo que descubre ahí dentro es aterrador…

Siempre ha sido importante ir regularmente al médico a hacerse unos chequeos respectivos para comprobar que todo está bien, esto no es diferente con las mujeres que de hecho es mucho más importante por el hecho de ser más delicadas.

En cuanto a la parte íntima y reproductora de la mujer, se dice que es mucho más delicada por ser más propensa a sufrir lesiones o adquirir alguna infección de manera más fácil, por lo que es necesario asistir al ginecólogo de manera regular a verificar que todo está bien.

Las mujeres tienen la mala costumbre de asistir al ginecólogo una vez al año o solo cuando están embarazadas o sienten alguna molestia, pero la protagonista de nuestro artículo asistía un poco más seguido a sus consultas solo que esta vez fue un poco diferente.

Lo que pasa por no percatarse y andar apurados

Resulta que la cita de la consulta médica estaba estipulada para una hora específica y a último momento la llaman que debe llegar media hora antes por lo que rápidamente se va a arreglar.

Toma un baño veloz, continua y se viste y más adelante se dirige a la consulta de ginecología, llega al consultorio y todo parece normal se coloca en su camilla y espera.

El doctor se acerca y se dispone a hacer el debido control del área intima femenina de la paciente, pero durante la revisión hace un comentario que le causa curiosidad a ella, “hoy has venido muy presentable” y con una sonrisa en el rostro, ella confundida piensa que es un alago por lo que responde “Gracias” y cambia el tema rápidamente.

Ella quedo con la duda de porque el doctor le habrá dicho eso pero al llegar a casa no tardaría mucho es quitársela de encima.

Cuando llega a cada encuentra a su hija como loca buscando su toalla para poder bañarse, y ella recuerda que fue justamente la misma toalla que uso para secarse al salir del baño antes de ir a la consulta. La hija quería desesperadamente esa toalla específica ya que estaba llena de estrellitas y le encantaba. Fue así como se dio cuenta que al secarse con la toalla de su hija le habían quedad estrellitas de colores en su parte íntima y fue por esto que el doctor la alago tanto, pensando el que fue apropósito que fue así a la consulta.

Esta graciosa historia le puede pasar a cualquiera y esto nos pasa por salir apurados de casa sin antes percatarnos de los detalles, ya sabes para la próxima revisarte toda completa.

Loading...

Comentarios